Blog

Una Mudanza sin Estrés

30/ 10/ 2015
Lecturas 752

Una mudanza sin estres  Está comprobado científicamente que una mudanza es un evento estresante para cualquiera, implica un cambio y una necesidad de organización sin la cual la mudanza puede resultar una pesadilla. Pero también tiene aspectos positivos como cambiarse a la vivienda propia, cambiar de barrio, y lo más importante: es una oportunidad para analizar todo lo que tenemos y donar, regalar o botar aquello que no hace más que ocupar espacio y sólo descubrimos a la hora de este orden profundo.

  Para todos desorganizados o para quienes quieran vivir una mudanza sencilla, hay varios pasos importantes que vamos a detallar: 

 

  • Mantenen un “registro de mudanza”, una agenda en la que puedas anotar todo lo que debes hacer y comprar antes de comenzar. Además, en ella podrás detallar el contenido de cada caja embalada.
  • Revisa todas las áreas de tu casa. En cada una de ellas verifica qué cosas es necesario empacar y qué vas a regalar o tirar. No es conveniente tomar esta decisión una vez en el nuevo lugar, ya que en una mudanza la optimización del espacio es vital. Ser prácticos es la clave.
  • Como la organización de una mudanza no toma sólo un día, comienza por embalar las cosas que menos necesites, por ejemplo los adornos y decoraciones navideñas, la loza elegante que sólo sacas cuando tienes invitados, fuentes, libros, adornos, etc. Intenta que cada “grupo de objetos” (por ejemplo útiles de cocina) queden en una misma caja y la marcas con un plumón. De esta manera facilitas la distribución de las cosas en el nuevo lugar. No olvides dejar para el último el embalaje de las cosas más indispensables y de uso diario. Estas cosas, ojalá se guarden en un par de cajas que puedas llevar personalmente para acceder a ellas de manera rápida y fácil. Los objetos de valor, no sólo joyas sino papeles y documentos importantes, computadoras, cargadores, entre otros; deben viajar contigo.
  • Lleva un registro del contenido de cada caja, por ejemplo: caja 1 platos, cubiertos y fuentes. De esa manera sabrás que al llegar, esa caja va directo a la cocina y si necesitas algo sabrás qué caja abrir. También puedes clasificar las habitaciones: “caja 9: pieza del fondo, Marcelo” esto servirá para que quienes te ayuden sepan donde dejar cada caja.
  • Antes de llegar al nuevo hogar, procura que esté limpio para comenzar a ordenar y guardar cosas desde el minuto en que lleguen.
  • A la hora de cargar el camión, pide que suban los muebles en primer lugar, así se puede aprovechar mejor el espacio que quede libre con cajas.
  • Un set de herramientas básicas a mano siempre será de gran utilidad. Para desarmar algún mueble o armarlo al llegar. Imagina que necesitas armar una repisa y debes comenzar a buscar entre las cajas, la que tiene las herramientas. Ahorra tiempo.
  • En el caso de tener niños pequeños, pide ayuda para que alguien se los lleve o los cuide ese día y puedas enfocarte en nada más que la mudanza. También prepara unos sándwiches, ten a mano jugos o agua embotellada. El trabajo arduo da sed y hambre y necesitarás toda la energía posible.
  • Ojalá puedas llevar el día antes algo de ropa, sábanas, pijamas para tener lo básico ordenado y a mano. 

  Estas sugerencias te pueden salvar de un caos estresante. En el caso de no poder hacerlo, hay empresas que lo hacen todo por ti, desde proteger los artículos delicados y clasificar las cajas, hasta abrirlas en el destino. No es un servicio barato y se trata de algo que perfectamente se puede lograr tan sólo con una impecable organización.

Organiza lo indispensable, arma las camas, pide una pizza y: BIENVENIDOS!



Volver

Fuente: http://www.elblogdeldecorador.cl