Blog

Temporada de Terrazas

21/ 10/ 2015
Lecturas 940

     Aunque el clima indique otra cosa, estamos en plena primavera y con muchísimas ganas de inaugurar la temporada de asados, almuerzos en la terraza o simplemente eternas conversaciones bajo la sombra y rodeados de plantas y flores. Si bien no todos tienen la suerte de contar con un espacio amplio para destinar a la terraza, es posible replicar el modelo a escala y aprender a sacarle provecho a los patios pequeños y balcones. Acá encontrarán algunos datos muy útiles a la hora de resucitar el espacio dormido durante el invierno.
 
Temporada de Terrazas
Fuente: www.archithings.com 
 
Los muebles:
     A la hora de elegir muebles de terraza es importante tener en cuenta la durabilidad y diseño de los mismos. Si tenemos muebles de fierro es muy fácil darles nueva vida con una mano de pintura y si no nos gusta, al año siguiente se pinta de otro color. Son eternos.
 
     Los muebles de madera aportan una calidez indiscutible, pero su mantención requiere más trabajo. Ojalá lijar, impermeabilizar y barnizar cada temporada. Los de mimbre tienen una durabilidad limitada, aunque también se pueden barnizar o pintar, su vida útil tiene fecha de término. El ratán plástico tiene el mismo problema, agravado por el hecho de que el sol los daña considerablemente.
 
     Una solución práctica y de largo aliento son los muebles hechos de resina que tienen el mismo aspecto de la madera y no requieren de ninguna mantención.
 
     En cuanto a la forma de los muebles, ojalá algo atemporal y sencillo que permitan adaptarlos a distintas tendencias y gustos. En los espacios pequeños es importante elegir muebles y objetos de líneas curvas ya que dan sensación de espacio.
 
     Cuando se tiene la posibilidad de construir una terraza desde cero, se pueden hacer muebles en obra, los que además de verse preciosos con cojines, son cómodos, de vida eterna y mínima mantención.
 
 
Sombra:
     Elemento vital en una terraza. Hay varias formas de obtenerla. Si se cuenta con una estructura para soportarlo se pueden poner toldos de lona retráctiles. Están fabricados de lona gruesa y resistente al sol, su durabilidad es larga pero no eterna.
 
     También están los “treillages” hechos de palos de madera cruzados con un especio entre ellos que permite la entrada de luz pero aporta una sombra importante. Sobre estos se puede poner planchas de policarbonato, lo que además los protege del desgaste ocasionado por el sol; también alguna planta trepadora o enredadera para aportar verdor y frescura (también hojas que barrer y limpiar). Últimamente se está utilizando mucho el bambú o coligue para reemplazar los treillages. Es un material bastante resistente, duradero y de aspecto cálido.
 
     La terraza debe ser un lugar luminoso durante el día y correctamente iluminado durante la noche. Hoy existen lámparas especiales para exteriores, candelabros y antorchas que, con una luz cálida, permiten aprovechar aún más estos espacios en las noches de calor.
 
 
Colores:

Temporada de Terrazas

     Cada uno tiene la libertad de elegir el o los colores que quiera, pero ojalá el protagonismo lo tengan los verdes de las plantas y las flores coloridas. El blanco es uno de los más utilizados, puesto que aporta luminosidad y frescura. Hoy existen lonas lisas o estampadas con tratamientos que las hacen resistentes al sol e incluso a las manchas y al agua.
 
     Claramente duran muchísimo más que una lona común, pero los colores se desvanecen tarde o temprano.
 
     Si optamos por una terraza blanca, los colores los aportan la vegetación y los accesorios, como cojines, jarros, ceniceros, etc.
 
 
 
Accesorios:
     Los elementos decorativos son parte importante de una terraza. Si abusamos de grandes jarrones, esculturas y maceteros enormes, el espacio se verá sobrecargado y pequeño, porque se transforman en un gran foco de atención. Por esta razón es importante elegirlos con cuidado y ver que combinen sin robar protagonismo entre sí.
 
     Si el espacio lo permite, una hamaca siempre es bienvenida. Sólo al verla da sensación de descanso y puede ser blanca o de alegres colores que se complemente con los de la terraza en general.
 
 
Plantas:
     La variedad de plantas que se pueden poner en o cerda de una terraza es inmensa pero al momento de elegirlas, se debe considerar la luminosidad que requieren y el volumen que pueden llegar a ocupar. Ojalá se elijan plantas que combinen entre sí y que en primavera y verano tengan flores para alegrar el espacio en al que queremos llegar a descansar.
 
     De estas y muchas otras formas se puede sacar el máximo provecho al oasis urbano en el que se olvida el ajetreo diario. No importa el tamaño, incluso un balcón puede aprovecharse a la hora de disfrutar la primavera, el buen tiempo y esas tardes luminosas del verano.
 
Alejandra Martí M.


Volver

Fuente: http://www.elblogdeldecorador.cl